Review: Noé

Esta historia todos la conocen. Es bíblica, la cuentan nuestros padres, tíos y abuelos y cada Semana Santa aparece por ahí en algún mono animado o algún especial de la tele. Es la historia de Noé, el caballero encargado de construir un arca más grande que complejo de Cencosud y agrupar en ella a todos los animales de la tierra, excepto los dinosaurios y los pecadores.

Cuando pequeño llegó a mis manos, y no recuerdo como, un libro de los Testigos de Jehová llamado “Mi Libro de Historias Bíblicas”, era un libro amarillo de letras rojas, una especie de grandes éxitos de la biblia ilustrados a toda raja y que me gustaba mucho por sus impactantes imágenes. Una de mis favoritas era precisamente la del diluvio universal. La postal era terrible, se podía ver una lluvia torrencial, un rectángulo flotando a lo lejos y en primer plano a personas en una roca y animales salvajes nadando. Al sentarme a ver la película de Aronofsky tenía la esperanza de ver algo como la imagen que les cuento, y se cumplió, pero fue solo un segundo, solo un frame muy parecido a lo que esperaba.

elfin

Desde que supimos que el director de Requiem por un sueño y El Cisne Negro haría una historia bíblica nos entró la duda. ¿Qué cresta podía salir de la historia bíblica más infantil de todas contada por un director para nada infantil? Y el resultado es bastante extraño.

 140327-140327-ark-in-noah-movie-1507_ef0081593211917681d3878b39722bb8

En esta película Noé no es un abuelito simpático que ama los animales, no, acá es un vegano fundamentalista que desprecia a la humanidad y hará todo por llevar a cabo el mandato de su “creador”.  El Arca no es construida por él con un martillo de madera, acá el señor antidiluviano recibe una ayuda celestial, una especie de ángeles atrapados en rocas muy parecidos a un Decepticon. No es broma. Todas estas licencias estaban bien, porque seamos sinceros, la historia del arca es un cuento de fantasía para niños, y Aronofsky hasta ese momento estaba contándonos una historia fantástica de catástrofe ecologista con estética Mad Max, todo eso hasta que llega el agua y lo arruina todo. Desde que se encierra don Noé y su familia a comer semillas durante 40 días y 40 noches y esperar que la paloma llegue con una hoja, la película se va a la mier… Desde aquí el Darren se pone moralista e insoportablemente vegano-Morrissey-anti-carne y que la humanidad, la violencia y la moral. ¡Latero!

Tiene cosas buenas, como algunas actuaciones, escenas, y sobre todo imágenes, pero su cantidad de ideas, metáforas e intenciones son demasiadas y ninguna queda clara. Con el tiempo solo será una inusual película dentro de la programación de cada semana santa. Las de Moisés son mejores.

Noah16

 

Facebook Comments
No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.