Exfoliación física y química

Sabemos que la limpieza del rostro es muy importante para promover su regeneración celular y de esta forma evitar desbalances indeseados. La exfoliación se realiza desde miles de años y el día de hoy, ya es un acto que se ha sofisticado, por eso es importante saber la diferencia entre la física o mecánica y la química.

Tipos de exfoliación

La física es esa que uno aplica un elemento mecánico que remueve las células muertas, ya sea mediante un producto con gránulos (textura tipo azúcar o arena), cepillos manuales o eléctricos, paños con textura, etc. 

Esta exfoliación es “superficial” en el sentido que remueve células muertas y suelta las de las capas superiores por medio de fricción. Lamentablemente hay personas que usan presión muy fuertes generando micro lesiones que no son beneficiosas para la piel.

La exfoliación química por otro lado no ejerce una acción mecánica, ósea, no hay que restregar nada con la piel, sino que se deposita un líquido con #hidroaxiacido que queda “macerando” las células. Estas se despegan solitas para que cuando uno se enjuague con agua, salgan todas.

Entre los exfoliantes químicos más usados en cosmética, son los alfa y beta hidroaxiacidos, reconocidos por la siglas #AHA y #BHA.

Se diferencian básicamente por su naturaleza y tamaño de su molécula. 

Diferencia entre un AHA y BHA

Los alfas tienen una molécula más grande que los beta y son hidrosolubles, proporcionan una exfoliación química progresiva en la superficie de la piel, disolviendo el “pegamento” que mantiene las células muertas unidas. Lo que ayudaría a mejorar la renovación celular. Se usan principalmente para eliminar manchas, iluminar la piel y prevenir arrugas.

Los AHA más usados son: ácido mandélico, ácido glicólico, ácido láctico, etc.

Los beta son liposolubles y su molécula es más pequeña que las del alfa, por lo que logran penetrar en los poros a su vez que descomponen el sebo y “suciedad”. Son ideales para quienes tienen puntos negros y acné.

También disuelve el pegamento de las células muertas, promoviendo la renovación celular. Pero a algunas personas puede generarles irritación si no están acostumbrados a este tipo de exfoliación.

El BHA más usado es el ácido salicílico.

Cabe mencionar que la exfoliación se recomienda realizar una vez a la semana, en la noche, básicamente porque queda sensible y expuesta. 

Este paso se realiza después de la doble limpieza.

Hay exfoliantes que dicen ser para uso diario, pero la verdad es que en el caso de los limpiadores mecánicos o físicos, si se usan diariamente en la rutina de la mañana y noche, pueden causar desbalance en la piel, la que puede reaccionar con zonas muy secas o con producción excesiva de sebo. Por lo que se recomendaría hasta 3 veces por semana en las noches solamente.

En el caso de los químicos dependerá de la recomendación del laboratorio que lo produzca, ya que dependiendo del porcentaje, se podrá usar más seguido o no. Lo que sí, siempre se parte de a poco, primero una vez a la semana durante un mes. Al mes siguiente dos veces por semana, luego 3, 4 y así sucesivamente.

Básicamente porque las pieles pueden irritarse al comienzo.

Ahora, también cabe mencionar que quienes tienen heridas en la piel, rosácea activa o acné activo (ese inflamado que duele), no se recomienda ningún tipo de exfoliación, debido a que la piel esta hipersensibilizada e irritada, primero deben desinflamar la piel con ingredientes calmantes (cica, guaiAzuleno, pha…) y cuando esté controlado, ahí intentar.

También es importante, el día que realizan una exfoliación, aplicar a continuación productos calmantes y evitar la vitamina a, b3, c, otros hidroaxiacidos, pues en algunos casos pueden generar irritación. La idea es usar la lógica, si dejo expuesta la piel y aplico un ingrediente fuerte, puedo irritar más, entonces en contrapeso, mejor usamos una rutina minimalista y priorizamos ingredientes regeneradores y calmantes. 

Aquí mis exfoliantes favoritos:

El primero es de ácido mandelico, súper suave e ideal para quienes recién parten un AHA, de @thechemistlook_cl.

Exfoliación híbrida: física y química a la vez

Estos pétalos de Neogen y re:p son un híbrido entre un exfoliante físico y químico, ya que se aplican con un pétalo que tiene doble textura: por un lado es rugoso y el otro suave, para soltar las células muertas de la superficie y arrastrarlas, acción física. Y a la vez que removemos manualmente, el pétalo deposita el líquido exfoliante químico que viene sumergido, lo que ayuda a limpiar los poros de manera gradual durante la noche.

Este es la versión GENTLE (que no se enjuagar) de vino, que aporta antioxidantes.

La versión re:p cumple la misma función híbrida, pero está formulado con ingredientes suaves ideales para pieles hipersensibles.

Facebook Comments
No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.