ARQUEOLOGÍA DE LA MODA: Stiletto

Un clásico, un básico, una ilusión óptica, una fantasía: Stiletto.

El Stiletto es el nombre real e internacional que recibe el popularmente llamado “taco aguja”.
En artículos anteriores publicados por “Arqueología de la moda” hemos hecho múltiples referencias a los periodos históricos denominados “entreguerras” o “postguerra”. Esto porque las guerras mundiales del siglo XX modificaron e influyeron en la forma de vida de todos los individuos de Europa, por lo tanto, aquella influencia afectó de igual manera al resto del mundo que veía en Europa las pautas de una forma de vida a la que se aspiraba. Si la economía europea presentaba algún desgaste o recesión eso irremediablemente repercutía en la forma de relacionarse comercial y políticamente con otras latitudes del mundo.
Hago esta breve introducción porque nunca se debe separar la idea de que la moda está sociológicamente vinculada al periodo histórico del que es parte. La moda no es un fenómeno independiente es una representación estética de lo que acontece en la sociedad.

El Stiletto nace en gloria y majestad precisamente en el periodo postguerra de Europa. Pero esta prenda icónica de la moda no surge de forma espontánea sino que en respuesta a un periodo anterior de austeridad y sobriedad de la sociedad europea.
Durante el desastre de la Segunda Guerra Mundial, los hombres eran enrolados en los ejércitos para combatir en el frente de batalla. Hasta ese momento el rol del hombre era el de principal proveedor familiar, mientras las mujeres se desarrollaban en labores domésticas teniendo responsabilidades relacionadas exclusivamente con el hogar y los hijos. Mientras los derechos y deberes sociales y cívicos era “asunto de hombres”.
Al estallar la Guerra este modelo conservador de la sociedad europea colapsa y es el momento en que comienza una reivindicación de los derechos y participación de la mujer en la sociedad de un manera más activa.
La mujer debe salir a buscar trabajo sustiyendo al hombre que ya no está en casa. Comienza a surgir una moda de colores neutros, donde es normal encontrar una estética andrógena sin muchos accesorios o complementos. Se buscaba ante todo la comodidad, por lo tanto, la mujer deja los tacones de lado para calzarse un zapato plano que le permita moverse con rapidez y comodidad en sus labores diarias que se debatían entre el hogar y el trabajo.

¿Cuándo surge el Stiletto?

Fácil respuesta luego de la explicación anterior. El Stiletto surge luego de terminada la Guerra.
El Stiletto representa todo aquello a lo que la mujer tuvo que renunciar para sobrevivir a tiempos de guerra, donde tuvo que privarse del acceso a la moda, no solo por una nueva forma de vida a la que debe adaptarse, sino también porque no existía poder adquisitivo que permitiera conceder caprichos.
Entonces al final la guerra (fines de los años cuarenta y principios de los cincuenta) viene un resurgimiento de la estética femenina. Se acortan las faldas (bueno, solo hasta la rodilla, pero que es un avance en relación a la moda anterior), se destaca la cintura, se acentúa el maquillaje, se complementan de joyas y vuelven los zapatos de tacones. En este escenario nace el Stiletto que es un zapato con un tacón bastante más alto y delgado que los conocidos anteriormente. Provocando visualmente una imagen de gracilidad, que se ajusta perfectamente a este nueva imagen que la mujer buscaba.
La palabra Stiletto es una modificación en italiano moderno de la palabra latina STILUS que designaba a un instrumento usado por los romanos, para escribir sobre tablillas, era un objeto de metal puntiagudo parecido a un lápiz en tamaño y forma.
Para que un zapato de tacón sea denominado como Stiletto la característica principal, más que la altura, debe ser el diámetro de la aguja del tacón, que debe ser inferior a 1 centímetro.
Se dice que el Stiletto fue inventado por el diseñador francés André Perugia (1893-1977), pero en este debate han surgido muchos otros diseñadores adjudicandose su creación. Lo que si es cierto es que a partir de los años cincuenta se masificaron a través de todas las casas de moda más conocidas.
Los Stilettos tienen muchos detractores (si algo no genera debate, no existe) que lo consideran dañino para la salud y la natural posición del cuerpo humano, ya que obligan a mantener una postura exagerada de extensión en la pantorrilla y femoral, además pronuncian marcadamente la curva de la espalda provocando daños vertebrales. Por otro lado están aquellos que lo aprueban porque crean una mayor altura, estiliza la pierna de la mujer, crea la ilusión de un pie pequeños y hace visualmente más prominente los glúteos.
Algunos de los diseñadores más conocidos que cultivan el diseño del Stiletto y que han creado en torno a ellos un verdadero imperio son el español Manolo Blahnik y el francés Christian Louboutin, solo por nombrar algunos.

Facebook Comments
No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.