Ley de medios digitales = Ley para callarnos

No sé si están al tanto de la Ley de Medios digitales que se viralizó con la nota que publicó Rayén Campusano en la ONG de derechos digitales (link), donde se nos explica las consecuencias de la modificación de la ley  N° 19.733 sobre Libertades de Opinión e Información y Ejercicio del Periodismo, con el objeto de consagrar expresamente a los diarios electrónicos, como medios de comunicación social. 
Básicamente considera como diario a todo periódico digital que se publique a lo menos cuatro días en cada semana.

¿Qué significa esto?

En la practica significa que todo medio que tenga 4 publicaciones debe cumplir con los mismos requisitos que un diario impreso.

  • Tener domicilio en Chile.
  • Informar la iniciación de actividades a la Gobernación Provincial o Regional.
  • Acreditar la inscripción en el Registro de Dominio.cl NIC Chile e informar la frecuencia de actualizaciones.
  • Indicar el nombre y domicilio del propietario o concesionario, o representante legal en la página en un lugar destacado.
  • Hacer un depósito legal mixto en la Biblioteca Nacional.

Originalmente se pretende cobrar a los medios de comunicación grandes como lun.cl, latercera.cl, mercurio, etc., claro que caerían ahí medios masivos e informativos como radio Bio Bio, cooperativa.cl, etc. ¡PERO!, como la interpretación de las leyes son «cosa diabólica» y depende de como el abogado las use, aquí podrían caer todo tipo de medios que cumplan con las 4 publicaciones semanales, como un simple posteo en facebook, twitter, un articulo en un blog, etc., porque el trasfondo de esto es limitar la cantidad de medios que entregan información y joder en segundo plano a esos chicos que se sublevan con opiniones controversiales. Claramente no sancionaran todos los post de twitter o facebook ni condenaran a un blog que muestra cómo funciona la nueva aspiradora inteligente o luce el tono del esmalte de moda, sino que hundirán esos que opinen sobre el abuso de poder que existe en «x» lugar, que denuncien malas prácticas en el congreso o entre políticos, etc. ¿Se entiende?

El señor Ramon Farias insiste que blogs y otros medios no entran en el marco de la candidata ley, pero olvida que si no específica los casos en que se aplica la ley y qué es «un diario», puede ser interpretada como quieran y de verdad censurar a diestra y siniestra según le plazca.

En mi opinión personal y lo que de verdad me asusta es que esta ley, al ser interpretable como guste el abogado, callen a quienes tienen una verdad para contar obligándolos a pagar cifras imposibles para alguien que no lucra con esto.

Los diarios impresos deben estar felices porque la competencia que los tiene al borde de la extinción caerán de a poco y ellos seguirán con la supremacía, informando lo que quieren y cómo quieren que sea entendido.

Esta mierda es sobre dinero, como siempre, quieren cobrar para que la gente hable, quieren cobrar para que la gente se informe, quieren cobrar para que la gente aprenda, se eduque, se culturice, conozca y opine… Esto sería solo el comienzo, porque de aprobarse, tendremos que tener cuidado de lo que decimos para no entrar en el ojo del huracán y tener que pagar hasta 30 UTMs por ser considerados «como diarios» según la conveniencia de quien se ofenda.

Aquí la cosa es clara, si quieren hacer leyes, háganlas claras, justas, sin censura ni malinterpretaciones partiendo por los problemas de educación, de salud, de afps y todo lo importante que tiene ahogado este país y déjennos tranquilos por favor.

Facebook Comments
2 Comentarios

Deja una respuesta

Tu correo no será publicado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.