Tratando de comprar una cartera en Hong Kong

Gracias a una suma de cosas, tuve la oportunidad de ir a Hong Kong a fines del verano pasado. Cuando conté en la oficina que iría, una colega me dijo “es el paraíso de las carteras de diseñador baratas porque las están fabricando allá”. Qué me dijeron! Junté mi platita hartos meses, no me compré nada de nada de ropa o accesorios desde junio a marzo!! todo por el sueño de la cartera propia real de diseñador pero barata.

Llegué toda emocionada y me pongo a buscar los outlets en primera opción, todos los sitios web decían que allá estaba todo pasando y que eran lo mejor que había. Mi esposo se armó de paciencia y me acompañó porque igual era su pique.

Entramos al Citygate, el más recomendado de todos, bien lindo, en un entorno super lindo, harto verde, hartos pisos de shopping y claro, muchas tiendas de diseñadores, todas las obvias por decirlo de alguna manera, y con descuentos!! pero no lo que uno esperaba, por ejemplo si una cartera costaba USD 1,400, estaba a USD 1,190 🙁 Los descuentos eran pequeños, nada tentador para mi bolsillo, así que me dije a mí misma: “misma, debe haber otro lugar porque no podemos pagar eso”.

 

Para aprovechar el entorno y pasar la decepción, subimos al Ngong Ping CableCar que te lleva al Buda gigante y fue otro gran fiasco, todas esas noches hubo las medias tormentas en HK y durante el día estaba piola, había claros de sol pero quedaba igual harto viento y lluvia de ratitos, justo a la hora que se nos ocurrió subir había un ventarrón de los mil demonios y la cabinita pasaba por arriba del mar y por arriba de un bosque pero se movía como si nos íbamos a caer y el viento se colaba por las rendijas así mal: uuuuuuuuuuuu, como silbido de película de terror ochentera. Nunca me ví tan blanca en toda mi vida, hasta Gasparín tenía más color que yo. Suerte que me bajó lo tacaña y no elegí la cabina de piso transparente por cara porque ahí mismo que me desmayo.  En defensa del Cable Car, creo que la culpa fue de nosotros por no tomar en cuenta el ventarrón.

Volví al hotel, busqué en internet y encontré unos lugares. El famoso Ladies Market y Temple Street, que sale en todos los foros de viajeros, son simpáticos, pintorescos, muy entretenidos, pero ultra-mega-falso-calidad-plástico así que sólo servía para ir a pasear. Aunque igual te querían vender cosas partiendo en USD600 y a regateo a USD200 pero era mucho por puro plástico notoriamente falso. En Temple Street escuchamos hablar español por primera vez en hartos días y nos dió emoción. Pero más bien eran lugares para comprar recuerdos, llaveros, gatos que mueven la cabeza, pelotas de vidrio con ciudades adentro, etc, nosotros le pusimos “chucherías street”. 

Buscando buscando, encontré los famosos lugares de las carteras: unas tiendas sobre Nathan Road (una de las calles principales de Kowloon), que tienen hasta el sello del ministerio de propiedad intelectual, formales y todo, pero con unas diferencias de precio muy dudosas. Por ejemplo: una cartera Chanel de USD2,400 a USD800, era como OMFG el medio descuento pero con ninguna seguridad de que fuera verdadera, entonces te podían estar vendiendo la media mula por 800 o algo de verdad muy barato. Había otras que de 1,800 las bajaban a 1,600, entonces no se comprendía la lógica de los precios: por qué algunas a menos de la mitad y otras con 10% de descuento?? Traté de sacarles el rollo de cómo le ponían precio a las cosas: tamaño, temporada, marca… nada me cuadró.

Así que me volví con la cola entre las piernas y seguí investigando. Y descubrí lo siguiente, te venden 3 tipos de carteras:

  • las verdaderas que no pasaron el control de calidad: hechas con todo verdadero pero que no cumplen los estándares, entonces las venden a menor precio. Al ojo inexperto de quien no ha tenido una Chanel jamás, no se nota, lo malo es que uno tampoco notaría si fuera falsa
  • las medio verdaderas: hechas con los materiales de sobras de las fábricas que los trabajadores se llevan para sus casas y se hacen su negocio (eso me contaron allá)
  • las falsas derechamente: hechas con todo falso pero que al ojo inexperto de uno, no se da cuenta. Diferente a las de Ladies Market o Temple Street que son enteras plasticonas pero honestas dentro de ese universo. 

Esos locales tenían hartos comentarios en internet de gente que había comprado una cartera y luego a los 5 meses se les salía un cierre y la llevaban a la marca para arreglar y les decían que eran falsas. O que las trataban de re-vender en los mercados de carteras usadas y no se las recibían. El riesgo era mucho. Mal que mal igual se arriesgaba por lo bajo USD600.

 

Entonces, me fue mal, porque en resumen no sabes lo que te venden y te podrían estar cobrando igual harto por hago mega falso bien hecho, y en ese caso preferible comprar algo lindo no de diseñador, que falso medio caro. Por último compras falso pero mega barato. 

Y así como me fue mal con las carteras, me fue mal con los vestidos. No buscaba de diseñador, sino lindos-baratos y originales, pero baratos nivel USD 10, onda la mitad de H&M o como los precios de Alixpress. De hecho pensé que allá sería más barato que Ali. Y tampoco. Descubrí que había que ir fuera de Hong Kong y volver a entrar a China (a Shenzen) y en esa “frontera” estaban las fábricas y todo era muy barato, pero ya no tenía tiempo ni ganas de volver a entrar a China, porque aparte que es casi imposible vitrinear porque todo el rato te están preguntando “cuánto quiere pagar? cuánto quiere pagar?” calculadora en mano te van arrinconando y te muestran las cosas de a una.

Lo más chistoso es que le había dicho a todas mis amigas que traería una maleta de vestidos baratos y se los vendería (total andamos por ahí con la talla) y les ofrecía traerles vestidos baratos originales…mega-cuec. 

Moraleja: había que ser experta y bien conocedora de los detalles de las marcas como para comprar. De hecho unas señoras salieron como con 3 cada una. Las envidié con toda mi alma. Yo me conformé con mi linda cartera non-designer comprada en una estación de metro pero que no aspiraba a ser de marca. 

Vaso medio lleno: me volví con mi platita. Vaso medio vacío: me quedé con el medio cuello.

Conclusión: USA en liquidación, es LO más barato para ropa y accesorios ever!!! Y culpo a la colega por ilusionarme.

 

Facebook Comments

2 Comentarios
  1. pucha, HK y Japón no son el paraíso de lo barato precisamente, son bien caritos, y para comprar barato hay que saber muuuucho muucho, y Pekín por ejemplo que sí es barato, no es más barato que Patronato 🙁

Deja una respuesta

Tu correo no será publicado.