Publicar fotos y frases de tus hijos en redes sociales está atentando con su privacidad

Están orgullosos de sus bendiciones, por lo mismo quieren que todo el mundo los vea sin importar que son personas que no pueden expresar su consentimiento.

Debemos cuestionarnos esto pues la huella digital que se deja de sus vidas y sin su permiso podría afectarles emocional y socialmente más adelante.

Sonia Bokhari es una estudiante de octavo año de la escuela Liberty Middle School en Canton, Michigan. Es una escritora persuasiva, quien nos cuenta hoy lo que sintió cuando vió lo que su mamá y hermana habían publicado de ella durante 13 años:

Sonia Bokhari: «me sentí totalmente avergonzada y profundamente traicionada»

«¡Ja, eso es gracioso!» Mi hermana de 21 años comentaba cuando veía la última actualización de Facebook de mi madre o su último tweet. Los medios sociales han sido importantes para la vida social de mi hermana desde que tenía 13 años, y ha publicado constantemente en Twitter y Facebook durante casi una década.

Hace mucho tiempo, mis padres habían establecido la regla de que a mis hermanos y a mí no se nos permitía usar las redes sociales hasta que cumpliéramos los 13 años, lo que ya era tarde, en comparación con muchos de mis amigos que comenzaron a usar Instagram, Wattpad y Tumblr cuando teníamos 10 años.

Aunque a veces sentía curiosidad por saber de qué se reía y comentaba mi hermana, y de qué les gustaba a mis amigos, en realidad no tenía mucho interés por las redes sociales y, dado que no tenía un teléfono inteligente y no se me permitía entrar en ningún sitio hasta que cumplí los 13 años de edad, no era un gran problema para mí.

Luego, hace varios meses, cuando cumplí 13 años, mi mamá me dio luz verde y me uní a Twitter y Facebook. Al primer lugar al que fui, por supuesto, fue a los perfiles de mi madre.

Fue entonces cuando me di cuenta de que, si bien esta podría haber sido la primera vez que se me permitía entrar en los medios sociales, estaba lejos de ser la primera vez que mis fotos e historias aparecían en línea. Cuando vi las fotos que había estado publicando en Facebook durante años, me sentí totalmente avergonzada y profundamente traicionada.

Allí, para que cualquiera lo viera en su cuenta pública de Facebook, estaban todos los momentos embarazosos de mi infancia: La carta que le escribí al hada de los dientes cuando tenía cinco años, fotos mías llorando cuando era una niña pequeña, e incluso fotos mías de vacaciones cuando tenía 12 y 13 años de las que no tenía conocimiento. Parecía que toda mi vida estaba documentada en su cuenta de Facebook durante 13 años y no tenía ni idea.

Podía entender por qué mi madre publicaba estas cosas; para nuestra familia extendida y sus amigos eran momentos bonitos y divertidos. Pero para mí eran mortificantes. Al hojear los tweets de mi hermana, vi de qué se había estado riendo tanto. Con frecuencia me citaba a mí y las cosas al azar que decía, parecía que todo lo que le había dicho a ella que le parecía gracioso era un chiste. Cosas que no tenía idea de que estaba publicando en Internet.

Acababa de cumplir 13 años y pensaba que estaba empezando mi vida pública en línea, cuando en realidad había cientos de fotos e historias mías que vivirían en Internet para siempre, lo quisiera o no, y no tenía control sobre ello. Estaba furiosa; me sentí traicionada y engañada.

Estaba furiosa; me sentí traicionada y engañada.

Me di tiempo para calmarme y simplemente les dije a mi madre y a mi hermana mayor que habían hecho esto: «No lo hagan más sin mi permiso», y desde entonces no han publicado nada sobre mí en Internet, sin mi permiso. Confesé que sentía que mi privacidad había sido violada, porque sentía que no tenían derecho a tomarme fotos o citarme en sus cuentas de Facebook y Twitter sin mi permiso.

Se sorprendieron cuando escucharon cómo me sentía, genuinamente sorprendidos. No sabían que me molestaría tanto, porque sus intenciones no eran avergonzarme, sino mantener un registro y documentar lo que su hermana menor/hija estaba haciendo en su infancia y adolescencia.

Los adolescentes reciben muchas advertencias de que no somos lo suficientemente maduros para entender que todo lo que publicamos en línea es permanente, pero los padres también deben reflexionar sobre el uso que hacen de los medios sociales y cómo podrían potencialmente impactar las vidas de sus hijos a medida que nos convertimos en adultos jóvenes.

En los meses transcurridos desde que descubrí mi presencia no autorizada en los medios sociales, me volví más activa en Facebook y Twitter. Pero no fue hasta que estuve en las redes sociales durante unos nueve meses que pensé seriamente en mi huella digital.

Cada octubre mi escuela daba una serie de presentaciones sobre nuestras huellas digitales y la seguridad en línea. Los presentadores de una organización llamada OK2SAY, que educa y ayuda a los adolescentes sobre la seguridad en línea, enfatizaron que nunca debemos publicar nada negativo sobre nadie o publicar fotos inapropiadas no aprobadas, porque podría afectar profundamente nuestras vidas escolares y nuestras futuras oportunidades de trabajo. También nos advirtieron sobre los depredadores en línea, que era algo que siempre me estresaba cuando estaba en línea, porque podía hojear cualquier perfil de una persona que no conocía y que podría haber sido alguien que quería hacerme daño. Pero como no había estado contactando con extraños ni compartiendo información muy personal en línea, tuve el lujo de no tener que preocuparme mucho por ello.

Aunque no había publicado nada negativo en mis cuentas, estas conversaciones, junto con lo que había descubierto publicado sobre mí en línea, me motivaron a pensar más seriamente sobre cómo mi comportamiento en línea ahora podría afectar mi futuro.

A pesar de todo lo que había pasado con mi mamá y mi hermana, yo había cometido uno de los errores más comunes: todas mis cuentas de medios sociales eran públicas. Así que inmediatamente hice mis cuentas privadas. Quité todo lo que incluía mi ubicación en él. Luego borré todos mis mensajes. Me di cuenta de que tener 13 años y usar las redes sociales no era una idea maravillosa, a pesar de que no estaba obsesionada con ella y la estaba usando apropiadamente. Mis cuentas ahora permanecen inactivas y desactivadas. Planeo usar mis cuentas de medios sociales en algún momento en el futuro, posiblemente no hasta que me gradúe de la escuela secundaria.

Puede ser un movimiento dramático tener 13 años y optar por no participar completamente en las redes sociales, pero las experiencias con mi familia y las advertencias y las historias de horror que escuché en la escuela fueron suficientes para convencerme de que preferiría permanecer al resguardo de esta parte de la Internet por ahora. Realmente no siento que me estoy perdiendo ciertas partes de mi vida social, porque siento que me estoy librando de lo que podría ser potencialmente peligroso para mí a una edad tan temprana.

También tengo muchas más oportunidades de ser social fuera del mundo digital, especialmente en la escuela intermedia y en la secundaria, ahora que hay más actividades extracurriculares y clubes disponibles para que los estudiantes se conozcan y socialicen. Mis amigos me consideran una «engreída» y algo patética por no usar las redes sociales, pero todavía me tratan de la misma manera y mi práctica de estar segura les ha influido para que también traten de mantenerse tan seguros como pueden estar en línea.

Mis amigos son usuarios activos de redes sociales, pero creo que son más cautelosos que antes. No comparten sus ubicaciones ni publican sus nombres completos en línea, y mantienen sus cuentas privadas. Creo que en general mi generación tiene que ser más madura y más responsable que nuestros padres, o incluso que los adolescentes y adultos jóvenes en la escuela secundaria y la universidad.

Por ejemplo, Instagram es la plataforma más popular para todos en mi escuela, pero incluso aquellos que publican constantemente son más conscientes que la gente hace unos años de la gran cantidad de información que Internet está absorbiendo sobre nosotros. Somos más cautelosos de lo que la gente ha sido antes.

También somos la próxima generación de ingenieros e innovadores, y somos muy conscientes de lo peor que podría llegar a ser la minería de datos y la privacidad si la gente sigue siendo apática.

Para mi generación, ser anónimo ya no es una opción. Para muchos de nosotros, las decisiones sobre nuestra presencia en línea se toman antes de que podamos hablar. Me alegro de haber descubierto desde el principio lo que realmente significa publicar en línea. Y aunque me mortificó lo que descubrí que mi mamá y mi hermana habían publicado sobre mí en Internet, abrió una conversación con ellos, una que creo que todos los padres necesitan tener con sus hijos. Y probablemente lo más importante, me hizo más consciente de cómo quiero usar los medios sociales ahora y en el futuro.

Fuente: fastcompany

Facebook Comments
No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.