Limpieza oleosa ¿qué es? ¿cuándo realizarla? y los tipos de limpiadores para este paso

La limpieza oleosa se trata del primer paso que se realiza al final de la jornada, por lo tanto se realiza solo en la rutina antes de ir a dormir en el caso de ser necesario, con el fin de remover los productos que nos aplicamos y reaplicamos en el día: cremas, protector solar, maquillaje, ademas de sudor, residuos contaminantes del medio ambiente, metales pesados, contaminación, polvo, etc.

Para muchos este paso es “innecesario” pues asumen que, literamente, se debe usar un aceite de cocina, cosa que no es así.

La verdad es que se trata de algo que ya hacíamos hace mucho: desmaquillar, solo que ahora sabemos y tomamos consciencia que debemos limpiar más que el puro maquillaje.


Por lo tanto se puede usar una leche limpiadora, un limpiador o desmaquillante bifásico, un agua micelar, toallitas desmaquillantes, etc.
Ahora, este paso Nº1 lo llamamos LIMPIEZA OLEOSA, no porque sea aceite, sino porque nos retira todo lo oleoso de la piel.


Inteligentemente los orientales incluyeron un formato de limpiador muy novedoso: El aceite de limpieza y la manteca de limpieza.


Este producto tiene una textura oleosa, pero no es aceite, sino que es una formulación transformadora que se convierte en “leche limpiadora” al momento de tomar contacto con el agua, logrando escurrir completamente al momento del enjuague.


Lo bello este formato, es que al tener textura similar al aceite, logra disolve efectivamente el maquillaje y/o mugre pegada con un masaje suave.
No es necesario masajear fuerte como se suele hacer con el algodón, sino que con movimientos sutiles con el fin de disolver la “mugre”, haciéndolo ideal para pieles sensibles.


Con este limpiador, eliminamos el algodón (menos contaminación, wiiiii), no nos damos tirones sino que masajeamos suavemente y nos damos un relajo.

Tipos de limpiadores

Aceite de limpieza
Bálsamo o Manteca de limpieza

Este producto se aplica solo con las manos sobre el rostro seco, dando masajes en todos lados, incluso los ojos.


Luego, remojamos el rostro, el aceite se transformará en una leche limpiadora para finalmente enjuagar completamente.


Este aceite limpiador está formulado para disolver otros aceites pero se diferencia de cualquier aceite común en que este es soluble al agua, así que cuando lo enjuagas, se sale sin dejar la piel con sensación grasosa.

Por lo tanto, los amigos con piel grasa no deben asustarse, este limpiador actúa perfecto con la piel grasa, no la vuelve más grasa, sino que remueve el exceso de sebo sin arrasar con los lípidos naturales, lo que lo hace en un producto ideal para todo tipo de pieles.


¡Deja la piel limpia peso sin dejarla tirante!


Hoy en día, hay Cleansing oils / balms para cada tipo de piel: grasa, mixta, seca y sensible.

Leches de Limpieza

Este formato de limpieza es ideal para pieles secas ya que su formula es de textura muy suave, lo que evita que restriegues la piel.

Limpiador bifásico

Combina una fase de aceite con una líquida.
Son ideales para remover el maquillaje a prueba de agua, en especial la máscara de pestañas.

Al tener una fase oleosa, ayuda a disolver los productos cosméticos para que al momento de pasar el pétalo de algodón o paño suave, se arrastre todo fácilmente.

Agua Micelar

Esta formulación es muy suave, tiene más solventes que generalmente son aguas termales, con un porcentaje bajo de tensoactivos (surfactantes [detergentes]).


Esta formulación se le recomienda a las pieles sensibles, pues al tener más agua, lo hace menos reactivo.

Lamentablemente no remueve bien los productos a prueba de agua o el protector solar mineral (ese de textura densa y que suele dejar blanca la piel), pero sí sirve para quienes no se maquillan o su maquillaje no es a prueba de agua, y para quienes usan protectores solares químicos (los livianitos).

Toallitas desmaquillantes

También podrían ser parte de “la primera limpieza”, pero no se recomiendan para uso diario, pues irritan mucho la piel a causa del “tironeo” que ejerces, pueden ser irritantes y sensibilizantes y además generan mucho residuos contaminantes. Se recomiendan para “sacar de apuros”

En el caso que NO TE MAQUILLES y tu protector solar sea mineral/inorgánico/físico (ese que se absorbe rápido y dice que debes aplicarlo 30 minutos antes de exponerte al sol) o que tu maquillaje NO SEA A PRUEBA DE AGUA, puedes omitir este paso y solo aplicar un agua micelar o usar un limpiador acuoso suave (paso 2 de la rutina o doble limpieza) que indique que remueve maquillaje,
De lo contrario este paso sí es importante.

Facebook Comments
Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.